viernes, octubre 15, 2010

Polémica por la altura de tres edificios de Caballito

Dicen que no se respeta la ley que limita los edificios a cuatro pisos
La polémica por la construcción de edificios volvió a Caballito: los vecinos denuncian que en esa zona hay proyectos que no respetan la altura estipulada en la ley 2.722, que le puso un límite de 13,5 metros (cuatro pisos) a los proyectos comprendidos en 80 manzanas del barrio, en el polígono formado por San Martín, Honorio Pueyrredón, Aranguren, Rojas, Planes, Biedma, Vallese y Seguí. Por eso, hoy se realizará una marcha que partirá desde Gaona y Pujol a las 18.45 y culminará con una asamblea en Avellaneda al 1300.
Las obras cuestionadas quedan en Pujol 1150, Fragata Sarmiento 1225 y Felipe Vallese 1463. Según los vecinos, el Código de Edificación de la Ciudad establece que si pasan seis meses sin que la obra avance, la Dirección General de Fiscalización de Obras y Catastro debe inspeccionarla y declararla “paralizada”. Además, la norma define que los constructores pueden reanudar la obra, pero ajustados al cambio en la legislación.
El caso más evidente es el de Pujol 1150, donde hubo un local hasta 2009. La edificación recién comenzó en mayo pasado, es decir, pasaron seis meses sin construcción. En el cartel de la obra, de nueve pisos, se aclara que el permiso fue obtenido “antes de la ley”. El 7 de junio, los vecinos presentaron ante el Gobierno porteño la primera de una serie de denuncias . Algunas respuestas de la Ciudad fueron llamativas: “Me dijeron que como mi casa no está en el terreno lindero, no tengo un interés legítimo y no me contestaron”, se quejó Walter Bertorello, vecino de la cuadra de Pujol al 1100. Guillermo García Fahler, director de Registro de Obras y Catastro (DGROC, que autoriza las construcciones), explicó que “los expedientes de las obras fueron presentados antes del cambio de la ley, y por eso están en regla. Los 180 días corren una vez que la obra comenzó y que los desarrolladores pidieron la inspección de parte del profesional verificador de obra. Si la construcción no comenzó, el permiso original tiene una validez de tres años”.
Sin embargo, la asociación SOS Caballito, que lidera los reclamos vecinales en el barrio, le hizo llegar a Clarín una nota en la cual el área de Registro de la propia DGROC sugiere que se eleve el expediente a la Subsecretaría de Planeamiento Urbano, ya que entiende que, si una inspección determinara que las obras empezaron hace poco, podría entenderse como válido el reclamo vecinal.

1 comentario:

AX-3000 dijo...

CUANTAS "LEYES" KE SE APRUEBAN KE DESPUES NADIE HACE CUMPLIR!!!
CUANTA IMPUNIDAD, SON TODOS COMPLICES.
REBELION FISCAL!!! Y VAN A VER COMO HACEN CUMPIR LA "LEY!!!